1. Home
  2. Dominios
  3. Dominios y DNS ¿qué son y cómo funcionan?

Dominios y DNS ¿qué son y cómo funcionan?

¿Qué es un dominio?

Un dominio es el nombre de un sitio web en Internet. El dominio es el nombre que tecleas en tu navegador para que te muestre el contenido del sitio web que quieres visitar. Así de sencillo 🙂

Por ejemplo nuestro dominio es webempresa.com

Como puedes ver está compuesto por dos partes, los caracteres que van antes del punto (nombre del dominio) y los caracteres que van después del punto (extensión del dominio).

Hay diferentes extensiones de dominio, aunque las más conocidas para nosotros son la extensión .com (se usa para todo tipo de webs) y la extensión .es (que identifica a dominios de España).

¿Para qué sirve un dominio?

Los dominios sirven para indicarle a tu navegador web qué contenido quieres que te muestre. Al escribir webempresa.com en la barra de direcciones le estás indicando que quieres ver el contenido de nuestro sitio web.

El navegador irá a buscar los contenidos del sitio web al servidor donde está alojado para mostrártelos pero ¿cómo sabe a qué servidor tiene que ir a buscarlos? En este punto es donde entran en juego las DNS (también llamados Nameservers).

Los diferentes equipos conectados a Internet no se localizan unos a otros mediante nombres, sino que utilizan unos códigos numéricos llamados IPs para comunicarse. ¿Te recuerda esto a algo? Sí, es como la comunicación telefónica en la que usamos números para comunicarnos 🙂

Sin embargo… imagínate que tuvieses que recordar un número IP para cada sitio web que quieres visitar, ¡sería imposible! ¿no crees? Por este motivo se creó el sistema de nombres de dominio, para facilitar esta tarea y que podamos usar nombres (más fáciles de recordar) en lugar de IPs para navegar por Internet.

Cada dominio puede traducirse a una IP que será la del servidor en el que está alojado su contenido y sus cuentas de correo. Los DNS serán los encargados de hacer posible esa traducción.

¿Qué son los DNS o Nameservers?

El DNS (Domain Name System) es un protocolo de Internet cuya función principal y más conocida es la resolución de nombres de dominio, es decir, la traducción de nombres de dominio en IPs.

Cada dominio tiene asignados unos DNS (también llamados Nameservers), que permiten traducir el nombre de dominio a la IP o IPs que le corresponden.

Los DNS o Nameservers son unos códigos que tienen un formato de este tipo: ns5061.webempresa.eu ns5062.webempresa.eu

Cómo cambiar las DNS de tu dominio

¿Cómo funciona la resolución DNS?

Ya sabemos que los DNS son los códigos que permitirán que nuestro nombre de dominio sea traducido a una IP, pero ¿cómo funciona ese proceso de traducción?

Es un proceso algo complejo y no necesitas conocerlo para poder trabajar con tu hosting pero si tienes curiosidad, ¡sigue leyendo!

Todo empieza en tu navegador, cuando introduces la dirección de la web que quieres visitar.

Imagina que quieres visitar webempresa.com. Cuando introduces webempresa.com en tu navegador (o pulsas el enlace en los resultados de búsqueda de Google), el navegador necesita saber en qué IP tiene que buscar el contenido de la web para poder mostrártelo.

Para saber esa IP, lo primero que hace el navegador es revisar si tiene esa información almacenada en la caché DNS de tu equipo. Esta caché DNS es como un historial que recuerda las IPs de las webs que sueles visitar, para hacer el proceso más rápido. Si el navegador no encuentra la IP en la caché, tendrá que obtenerla haciendo la petición a los servidores DNS.

El navegador hará la petición a un Servidor DNS Primario (normalmente será el de tu proveedor de Internet). Este servidor revisará si tiene esa información almacenada en su caché y si no es así tendrá que consultar a otros servidores DNS.

La información necesaria para la resolución DNS está distribuida en un sistema jerárquico de servidores DNS, por lo que el Servidor DNS Primario hará varias consultas a otros servidores DNS para poder responder al navegador con la IP correspondiente al dominio.

En primer lugar preguntará a un Servidor Raíz (Root Server), que son los que tienen autoridad sobre los TLDs (Top Level Domains o dominios de nivel superior como .com, .net, .org). El Servidor Raíz responderá indicando el servidor DNS al que se ha delegado la autoridad sobre los dominios .com.

El Servidor Primario consultará entonces a ese nuevo servidor DNS encargado de los dominios .com, que le indicará el servidor DNS donde podrá obtener la IP correspondiente a ese dominio .com en concreto.

Cuando obtenga respuesta esas consultas, el Servidor DNS Primario indicará al navegador cuál es la IP correspondiente a ese dominio. Y al conocer la IP, el navegador sabrá a qué Servidor Web debe ir a buscar los contenidos del sitio web que debe mostrar.

Parece un poco complejo explicado de este modo, pero es un proceso muy rápido que ocurre de forma imperceptible para nosotros. En esta gráfica lo verás más claro 🙂

www-resoluciondns

Updated on septiembre 15, 2016

Was this article helpful?

Related Articles